Los métodos para robar coches evolucionan.

publicado en: ¿Sabías que...? | 0
ROBO DE COCHES

La página WEB VEHÍCULO ROBADO.COM explica perfectamente a través de atestados policiales cuáles son las maneras más habituales de robar coches en España. Según esta interesante WEB, los métodos que usan los chorizos son de lo más variado, pero reduce a ocho los más habituales, detraídos de las propias denuncias. Sin duda alguna, los métodos para robar coches evolucionan.

1. Pagando el dueño del vehículo en la gasolinera, se introducen en el coche y se lo llevan, por lo que es vital quitar las llaves y cerrarlo (incluyendo las ventanillas) antes de dirigirnos al interior de la gasolinera.

2. Anuncias la venta de una moto y alguien te llama interesado para probarla. Al probarla, el supuesto comprador deja la cazadora, el móvil y las llaves en el lugar de la prueba para dar confianza. El tipo jamás vuelve a aparecer por allí con la moto, con lo que te has quedado sin moto a cambio de una cazadora vieja, unas llaves falsas y un teléfono viejo con tarjeta prepago imposible de rastrear. ¡Bonito negocio has hecho!.

3. Las bandas organizadas, suelen emplear técnicas para abrir los coches (especialmente los de lujo) que consisten en registrar con un sofisticado scanner la frecuencia y el código emitidos por el mando a distancia de los propietarios de los vehículos. Una vez captado el código, en ausencia del dueño, simplemente necesitan reproducir el mismo para acceder a su interior sin forzarlo. ¡Cuidado con los lugares públicos!.

4. Bajarte del coche en un quiosco o en una tienda para hacer una breve compra mientras dejas en el interior al acompañante, te puede salir caro. Alguien armado te puede entrar por la puerta del chófer e invitarte «amablemente» a que te apees allí mismo o lo acompañes en su trayecto. La única manera de evitar esto es cerrar por dentro el coche para impedir accesos no autorizados.

5. Si vendes un coche exige el pago en metálico (si es posible) o mediante transferencia o cheque conformado. No te fíes de supuestos cargos de empresas importantes del País interesados por el coche que te pagan con cheques no visados por el banco. ¡Te puede salir cara la broma!.

6. En este caso, ciudadanos de otros países de la UE alquilan un vehículo por tres días y no lo devuelven, ya que han entregado documentación falsa. Normalmente, si se trata de un vehículo de alta gama, tratan de sacarlo del país lo antes posible y si es un vehículo de gama media, lo suelen utilizar más tiempo del contratado, para después dejarlo abandonado en aeropuertos, estaciones de tren, autobuses, etc.

7. Aparcas en doble fila y se queda dentro tu acompañante. Un «amable señor o señora» se acerca y le dice a éste que al bajarse el conductor se le ha caído la cartera, momento en el cual, el acompañante se baja del coche a comprobarlo y… «adiós muy buenas».

8. Si detectas un día que te falta el tapón de la gasolina, desconfía y cambia los bombines del resto de cerraduras. Es más que probable que te hayan sustraído el tapón para clonar la llave y llevarse después limpiamente el coche.

Estos son solo unos cuantos métodos que existen para robar coches. Podría hablar de otros muchos como fingir accidentes, pinchazos, etc. Pero eso para otro día.

 

¡Diablos, me han mangado el coche…!.

publicado en: Consejos | 0

¡Diablos, me han mangado el coche…!. Ante la desagradable sorpresa que puede conllevar el hecho de que te hayan sustraído el coche, deberás tomar una serie de medidas desde el mismo momento de verificarlo. Es lógico que si una mañana te levantas y cuando bajas al garaje o a la calle no encuentras tu vehículo en el lugar donde lo dejaste, vengan momentos de dudas. ¿Lo dejé aquí, qué hice ayer antes de dejar el coche, salí de fiesta y no recuerdo dónde lo aparqué, me lo habrá levantado la grúa…?. Una vez que te das cuenta de que no estabas bebido, que recuerdas claramente que lo dejaste en ese sitio en el que estás ahora con cara de circunstancias y asumes que te lo han robado, es hora de pasar a la acción sin demora. Los trámites que tendrás que seguir no son cómodos ni breves, pero eso es lo que hay:

  1.  Lo primero es denunciar. Vete a la primera comisaría que tengas a mano y denuncia. Es el paso previo a la llamada a tu seguro, el cual te va a pedir, sí o sí, el atestado policial para tramitar el suceso. Dale a la Policía todo tipo de detalles. No dejes nada al arbitrio de la aseguradora. Si llevabas lingotes de oro, cuéntaselo al Agente, pero si llevabas 30 €, también, que no están los tiempos para perder dinero. Si llevabas la documentación a bordo, es fundamental que lo denuncies también.
  2. Llama al seguro (si lo tienes). Si no lo tienes, da por finalizado el post en este punto. Comunícales el suceso y mándales de inmediato copia de la denuncia para que incoen el expediente correspondiente.
  3. Ahora toca esperar. Si no aparece el coche en el plazo que te indiquen (aproximadamente un mes desde que despareció), la compañía procederá a indemnizarte de acuerdo a las condiciones pactadas en contrato. Si aparece en ese plazo, podrás recuperar el coche teniendo derecho a la reparación que proceda.
    CRISTAL ROTO PARA ACCEDER AL INTERIOR DEL COCHE
  4. Consulta con tu compañía las condiciones de reparación o de indemnización, ya que éstas varían de valor a nuevo (hasta dos años) y en adelante baja la cantidad considerablemente en función de la tasación, tiempo que tenía el coche, etc.
  5. Cuando pase el tiempo requerido por la compañía para dar el coche por perdido definitivamente, se inicia el papeleo para cobrar la indemnización. ¡Paciencia y buenos alimentos!.
  6. Ahora toca esperar hasta que la aseguradora realice todas sus gestiones para dar por cerrado el expediente. Una vez terminado el proceso, te indemnizarán, momento éste en el que podrás estar de acuerdo o no con la cantidad. Si asumes la indemnización como buena, se acababa ahí el proceso. Si no estás de acuerdo, podrás reclamar una cantidad superior, pero entonces te tocará esperar unos cuantos meses hasta que se termine de resolver tu instancia.

¡Suerte ahí fuera y que no te veas jamás en esta tesitura.!.