Lun. Dic 5th, 2022

Pues más sobre Premium vs Generalistas. Y es que en las décadas de los 80/90, las marcas «premium» jugaban en otra liga y las generalistas, que eran las que vendían volumen de verdad, no luchaban por los mismos clientes, conviviendo pacíficamente unas y otras. Todo esto fue así, hasta que los señores de las premium decidieron invadir parte del mercado de los generalistas, lo cual, en muchos casos, produjo una reacción que no esperaban las «glamourosas» y que cambiaron el mundo del sector para siempre. Cuando marcas como Audi o BMW (hace años que se sumaron Mercedes y otras) se dieron cuenta de que podían detraer buena parte de las ventas del segmento generalista con modelos como el A3 o el Compact, se declaró una «cruenta» guerra que no tiene fin.

Este elegantísimo sedán es buen ejemplo de coche con características premium que no pertenece a una Marca premium como tal.
PASSAT 2015 EXTERIOR

Hace unos días, paseando con un amigo, me preguntaba con sorna y ciertos aires de sarcasmo bien conocido por mí, si ahora había muchas más marcas premium que antes. Esto lo decía porque siempre me ha venido escuchando que las marcas premium eran sota, caballo y rey y las generalistas las demás, pero desde hace ya muchos años, el discurso ha cambiado en función de los movimientos que han venido realizando algunas marcas premium y otras muchas generalistas que han colocado en el mercado productos que no son tan premium (las primeras) y productos que son verdaderamente premium (las segundas). La idea taladrada durante décadas en algunos cerebros de que «esto es premium y lo otro es generalista y se acabó», puede terminar en la compra, por parte de algunas personas, de coches que, perteneciendo a marcas premium, en su base de gama no sirven productos tan premium, o, al menos, son tan premium como otras alternativas no procedentes de marcas premium puras y duras. Creo que me he explicado suficientemente bien como para ahondar en esta idea fuerza que puede admitir, como todo, discusión, pero que es una realidad bastante patente. No obstante, como sé que este tema preocupa, al menos relativamente, a ciertas personas, diré que, como es evidente, los fabricantes de marcas de prestigio reconocido han ido metiéndose más y más en segmentos y zonas de precio más reducidas, comiendo ventas a los fabricantes «de volumen» de toda la vida, gracias a su aura de «especiales», cobrando más por productos casi iguales a nivel objetivo de los montados por los generalistas, pero con detalles de calidad para darles ese pretendido aire más burgués. Llegados a este punto, creo que nadie podrá dudar que no es lo mismo establecer diferencias entre un BMW Serie 1 (a partir de 25.200 € sin campañas. Mod. 3 puertas) y un Opel Astra (a partir de 14.300 € sin campañas. Mod. 5 puertas) que entre un Mercedes Clase S (a partir de 92.000 €) y un Lancia Thema (a partir de 42.000 €). Explicar esto podría afectar a la capacidad intelectiva de más de uno, entre ellas, la mía.
¿Y cuál fue la respuesta de los generalistas a este ataque por parte de las marcas lujosas?. Pues era de esperar, que éstas también sabían hacer coches preciosos, de mucha calidad y con lo último de lo último en seguridad y tecnología (aunque ese no era su nicho). ¡Dicho y hecho!. Lo primero fue crear productos llamados «premium», y lo segundo fue lanzar productos «low-cost» o mal llamados lógicos. De esta manera, competían directamente con las marcas prestigiosas y captaban también a los clientes que no quieren pagar más por que «su coche tenga plásticos acolchados y sensores a lo largo y ancho de sus carrocerías». Hoy en día, todas las marcas de coches fuertes aspiran a tener productos premium y ahí está el mercado; léase división de lujo de Citroën con su Marca DS o simplemente, sin establecerse divisiones, móntese usted en un Volkswagen Passat última generación o en un Golf VII y compare con un BMW Serie 3 o con un Mercedes Clase A.

¡A ver quién es el listo que dice que esto no es un premium 100%!.
DS5 INTERIOR

Una Marca elitista que nunca fue considerada premium, @volvocar_es, fabricaba tanques feísimos en el pasado y vendía seguridad y tenía su clientela particular. La Marca sueca, hoy es absolutamente premium desde el primero hasta el último de sus productos. No hay más que montarse en uno para descubrir esa realidad. ¡Pero vete tú a decirle a un dogmático que tu Volvo V40 le da hasta en le carné a su BMW Serie 1, que te excomulga directamente!.
Hace pocos meses realicé durante casi un año un Master en Marketing Digital en el que tuve, entre otras muchas certezas, una que es vital a la hora de poner un producto determinado en la calle. Y es que las marcas juegan con nuestros sueños y emociones y se esmeran denodadamente por vendernos todo aquello que no necesitamos como algo fundamental para nuestras vidas. Hay pocas compras tan pasionales como la de un coche. Esto lo saben las marcas y apuntan fino al corazón, que no al cerebro, ya que, de apuntar al órgano que piensa, veríamos las calles inundadas de Dacia Logan y no de Audi A4. El cliente del Logan es capaz de esperar tres días a que le entreguen su flamante coche, pero no porque tenga prisa por ello, sino porque se le ha estropeado el coche actual y necesita el Logan para trabajar o para desplazarse por el motivo que sea; a éste le da igual que el coche sea verde o rosa o amarillo fosforito o que tenga 18 airbag o 35 cámaras HD perimetrales. Éste quiere un carro con cuatro ruedas que le lleve de un sitio a otro de una manera más o menos fiable y punto. El del A4 es capaz de esperar 4 meses, además de haberse gastado más del triple que el otro, para obtener un producto similar en apariencia (lógicamente es un ejemplo absurdo para que se vea el fondo de la cuestión). ¡Como diría un amigo mío, si me regalan el A4 y el Logan, me quedo con el A4!. ¡Claro, tonto y si te meten un dedo en la boca, tú muerdes!.

Gran calidad interior, pero otros modelos de la competencia están a la misma altura sin pertenecer a marcas premium.
AUDI A3 INTERIOR

A lo que vamos es a que ambos clientes han cubierto una necesidad, eligiendo un medio de transporte de un tamaño similar, que les sirve para prácticamente lo mismo. ¿O no?. ¡Yo creo que sí!. Ambos vehículos gastan más o menos lo mismo, tienen aire acondicionado, frenos ABS y por debajo de 90 Km/h no existen grandes diferencias dinámicas entre ellos. Una vez que las marcas han conseguido su objetivo, viene un después, que es la realidad de cara. Mientras el comprador de un «lógico a buen precio» (salvo que tenga problemas de fiabilidad, que no suele ser el caso hoy en día), es un comprador «feliz» que está satisfecho por lo que ha pagado por su producto, y no suele ser crítico con él, el comprador de un premium en «zona de combate» generalista, espera mucho de su producto y ese mucho, suele dejar bastante que desear. El cliente que adquiere un Clase A de Mercedes, suele aspirar a lo que aspira un cliente de Clase E o S y eso no puede ser. Las más de las veces, las expectativas no se cumplen (soñar es gratis, y muchas veces la publicidad te hace pensar que vas a tener más de lo que luego tienes) y eso genera una sensación de frustración en el cliente, que explota al mínimo problema técnico que se presenta. En otras ocasiones, el consumismo brutal que sufrimos, nos impide tener un coche durante más de 2 años, porque vamos a adquirir una y otra vez productos que no necesitamos y tendemos a tirar o a desprendernos de objetos casi nuevos y sin uso para sustituirlos por otros que no diferirán mucho del que dejamos atrás (salvo que hayamos heredado de un tío de América que no concíamos y podamos optar a un producto realmente diferente y de alto standing).
En resumen, trasladaros que cualquier fabricante (y digo bien, cualquier fabricante) puede crear un coche con el que hacernos soñar. Está claro que las marcas premium son más especialistas en este tipo de asuntos que las que no han vivido de eso históricamente pero hoy en día, puedo gastarme mucho dinero en un Citroën que está en todos los parámetros a la altura de un premium de su segmento y también me puedo gastar poquito dinero en un premium que está batallando en la zona de guerra generalista, también casi todos ellos guardando unas líneas muy similares. ¡Ahora coges tu dinero y te lo gastas en lo que quieras, que para eso es tuyo!.

Por Luis

2 comentarios en «Más sobre Premium vs Generalistas.»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

We use cookies to personalise content and ads, to provide social media features and to analyse our traffic. We also share information about your use of our site with our social media, advertising and analytics partners. View more
Cookies settings
Accept
Privacy & Cookie policy
Privacy & Cookies policy
Cookie name Active

¿Qué es una cookie?

Una cookie es un fichero de texto inofensivo que se almacena en su navegador cuando visita casi cualquier página web. La utilidad de la cookie es que la web sea capaz de recordar su visita cuando vuelva a navegar por esa página. Aunque mucha gente no lo sabe las cookies se llevan utilizando desde hace 20 años, cuando aparecieron los primeros navegadores para la World Wide Web.

¿Qué NO ES una cookie?

No es un virus, ni un troyano, ni un gusano, ni spam, ni spyware, ni abre ventanas pop-up.

¿Qué información almacena una cookie?

Las cookies no suelen almacenar información sensible sobre usted, como tarjetas de crédito o datos bancarios, fotografías, su DNI o información personal, etc. Los datos que guardan son de carácter técnico, preferencias personales, personalización de contenidos, etc. El servidor web no le asocia a usted como persona si no a su navegador web. De hecho, si usted navega habitualmente con Internet Explorer y prueba a navegar por la misma web con Firefox o Chrome verá que la web no se da cuenta que es usted la misma persona porque en realidad está asociando al navegador, no a la persona.

¿Qué tipo de cookies existen?

  • Cookies técnicas: Son las más elementales y permiten, entre otras cosas, saber cuándo está navegando un humano o una aplicación automatizada, cuándo navega un usuario anónimo y uno registrado, tareas básicas para el funcionamiento de cualquier web dinámica.
  • Cookies de análisis: Recogen información sobre el tipo de navegación que está realizando, las secciones que más utiliza, productos consultados, franja horaria de uso, idioma, etc.
  • Cookies publicitarias: Muestran publicidad en función de su navegación, su país de procedencia, idioma, etc.

¿Qué son las cookies propias y las de terceros?

Las cookies propias son las generadas por la página que está visitando y las de terceros son las generadas por servicios o proveedores externos como Facebook, Twitter, Google, etc.

¿Qué ocurre si desactivo las cookies?

Para que entienda el alcance que puede tener desactivar las cookies le mostramos unos ejemplos:
  • No podrá compartir contenidos de esa web en Facebook, Twitter o cualquier otra red social.
  • El sitio web no podrá adaptar los contenidos a sus preferencias personales, como suele ocurrir en las tiendas online.
  • No podrá acceder al área personal de esa web, como por ejemplo Mi cuenta, o Mi perfil o Mis pedidos.
  • Tiendas online: Le será imposible realizar compras online, tendrán que ser telefónicas o visitando la tienda física si es que dispone de ella.
  • No será posible personalizar sus preferencias geográficas como franja horaria, divisa o idioma.
  • El sitio web no podrá realizar analíticas web sobre visitantes y tráfico en la web, lo que dificultará que la web sea competitiva.
  • No podrá escribir en el blog, no podrá subir fotos, publicar comentarios, valorar o puntuar contenidos. La web tampoco podrá saber si usted es un humano o una aplicación automatizada que publica spam.
  • No se podrá mostrar publicidad sectorizada, lo que reducirá los ingresos publicitarios de la web.
  • Todas las redes sociales usan cookies, si las desactiva no podrá utilizar ninguna red social.

¿Se pueden eliminar las cookies?

Sí. No sólo eliminar, también bloquear, de forma general o particular para un dominio específico. Para eliminar las cookies de un sitio web debe ir a la configuración de su navegador y allí podrá buscar las asociadas al dominio en cuestión y proceder a su eliminación. A continuación le indicamos cómo acceder a una cookie determinada del navegador Chrome. Nota: estos pasos pueden variar en función de la versión del navegador:
  1. Vaya a Configuración o Preferencias mediante el menú Archivo o bien pinchando el icono de personalización que aparece arriba a la derecha.
  2. Verá diferentes secciones, pinche la opción Mostrar opciones avanzadas.
  3. Vaya a Privacidad, Configuración de contenido.
  4. Seleccione Todas las cookies y los datos de sitios.
  5. Aparecerá un listado con todas las cookies ordenadas por dominio. Para que le sea más fácil encontrar las cookies de un determinado dominio introduzca parcial o totalmente la dirección en el campo Buscar cookies.
  6. Tras realizar este filtro aparecerán en pantalla una o varias líneas con las cookies de la web solicitada. Ahora sólo tiene que seleccionarla y pulsar la X para proceder a su eliminación.
Para acceder a la configuración de cookies del navegador Internet Explorer siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):
  1. Vaya a Herramientas, Opciones de Internet
  2. Haga click en Privacidad.
  3. Mueva el deslizador hasta ajustar el nivel de privacidad que desee.
Para acceder a la configuración de cookies del navegador Firefox siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):
  1. Vaya a Opciones o Preferencias según su sistema operativo.
  2. Haga click en Privacidad.
  3. En Historial elija Usar una configuración personalizada para el historial.
  4. Ahora verá la opción Aceptar cookies, puede activarla o desactivarla según sus preferencias.
Para acceder a la configuración de cookies del navegador Safari para OSX siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):
  1. Vaya a Preferencias, luego Privacidad.
  2. En este lugar verá la opción Bloquear cookies para que ajuste el tipo de bloqueo que desea realizar.
Para acceder a la configuración de cookies del navegador Safari para iOS siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):
  1. Vaya a Ajustes, luego Safari.
  2. Vaya a Privacidad y Seguridad, verá la opción Bloquear cookies para que ajuste el tipo de bloqueo que desea realizar.
Para acceder a la configuración de cookies del navegador para dispositivos Android siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):
  1. Ejecute el navegador y pulse la tecla Menú, luego Ajustes.
  2. Vaya a Seguridad y Privacidad, verá la opción Aceptar cookies para que active o desactive la casilla.
Para acceder a la configuración de cookies del navegador para dispositivos Windows Phone siga estos pasos (pueden variar en función de la versión del navegador):
  1. Abra Internet Explorer, luego Más, luego Configuración
  2. Ahora puede activar o desactivar la casilla Permitir cookies.
Asesor de Cookies es un plugin para WordPress creado por Carlos Doral (webartesanal.com)
Save settings
Cookies settings
A %d blogueros les gusta esto: