¿Cuál es el mejor coche que he probado…?. Empieza por P y termina por E.

publicado en: Opinión | 0

En cierta ocasión, tuve la oportunidad de participar en una especie de caravana del lujo en la que los participantes teníamos que probar tres modelos de coche que la Marca anfitriona nos proponía. Yo, que siempre he sido así, no quería abusar de tanta generosidad y mi intención la declaré enseguida. Estaba interesado en probar, única y exclusivamente, uno de los modelos que allí se ofrecían. ¡Pues no pudo ser!. Tuve que “comerme” a la fuerza la prueba de los tres. Como ya os habréis figurado por la adivinanza que reza en el título, la carrera la organizaba Porsche y consistía en lo siguiente:

  1. Llegados los participantes al punto de encuentro, se hacía una presentación de los modelos que formaban parte de la prueba. Estos eran el Porsche Boxter, el Cayman y el Cayenne diésel.

    CAYMAN INT.
  2. Se trataba de una comitiva formada por varios vehículos de cada modelo. En cada uno, viajaba un “piloto” y digo bien, porque esos coches no se conducen, se pilotan literalmente. En cada coche había un walkie para comunicar con el director de la carrera, que iba en cabeza, en caso de incidente, retraso, etc.
  3. Había, en el trazado, señalados dos puntos de parada. Llegados a estos puntos, había que cambiar de coche. De esta forma, el que empezaba a bordo de un Cayman, pasaba en el segundo punto a un Boxter o a un Cayenne, dependiendo del orden de llegada y así entre todos los participantes hasta llegar a la meta.
  4. La prueba duró aproximadamente 1 hora y media, por lo que tuvimos tiempo de probar a buen ritmo por carreteras viradas los tres modelos en liza.
PORSCHE CAYMAN

Tengo que reconocer que en mi vida me había subido a un Porsche, y no por falta de ganas, pero la intención que yo llevaba a esa prueba era la de dar una buena vuelta con el Cayenne. Los deportivos, hasta ese entonces no me llamaban demasiado. Pero tuve la “mala suerte” y lo entrecomillo por irónico, de que me “obligaron a probar los tres” y vuelvo a entrecomillar. Así que acepté “resignado” el reto, teniendo en cuenta que nos dijeron que la cosa iba a ir a buen ritmo. ¡Sin problemas, ya que estamos…!.

  1. Salida: me toca el Cayman. Se acerca muy amablemente un comercial y trata de contarme que un Porsche se arranca con la llave a la izquierda del salpicadero y no a la derecha, como suele ser habitual. Le comento que ya lo sé, que me gustan los coches y que, aunque no me lo puedo permitir, de momento, sé de qué va la vaina. Tras el primer intento, insiste. – El coche tiene cambio PDK, ¿sabe usted lo que es?-. Pues sí, contesto. Mis coches son automáticos y tienen cambio secuencial, aunque no llevan levas, como éste, pero me suena… Todo en orden. 3, 2, 1 y arrancamos. Lo primero, el sonido. Yo no quería probarlo, lo juro, pero aquel sonido que llegaba al interior del biplaza, me enervaba. Pareciera que entrase en un estado de éxtasis o de calma total con aquel sonido embriagador. Y era un sentimiento contradictorio, porque, a la vez que sentía calma, mi pie derecho sentía unas ganas inmensas de hundirse en el acelerador.
    PORSCHE CAYENNE
    CAYENNE DIÉSEL INT.

    ¡Curioso, pero cierto!. El primer coche, un Cayenne de dirección de la carrera, acelera y mientras cruzamos la ciudad, ahí está, a la vista. Llegados a la zona de carretera bien virada, comenzó la fiesta. No podía creerme cómo aquel Cayenne que iba en cabeza, desaparecía ante mi vista en unos cuantos segundos y eso que las curvas eran cerradas y bien cerradas. En ese momento (yo era el tercero de la fila), entendí que estaba en otra dimensión automovilística. Mucho había leído sobre las bondades de los Porsche, de todos sus modelos sin excepción, aunque, del Cayenne, había leído en bastantes ocasiones, que por su tamaño, masas a desplazar y altura del punto de gravedad, no era muy recomendable ponerlo al límite, sobre todo en curvas, ya que la física nunca miente y sus leyes se cumplen a rajatabla. Con esos pensamientos que pasaron por mi cabeza durante unos segundos, decidí entrar al trapo, que dirían los taurinos. ¡Pie derecho, para qué te quiero, me dije!. Aquel Cayman salió disparado tras la huella del Cayenne perdido ya de vista hacía unos segundos. ¡Cómo tomaba las curvas ese deportivo, cómo fijaba las ruedas exactamente al punto donde yo quería llevarlas, sin gestos feos de derivas, de subvirajes o sobrevirajes, de malos modos, eso sólo lo pude averiguar yo pilotando aquella máquina!. ¡Qué sensación de seguridad, de aplomo, de energía y de estrés del bueno!. Alcancé al Cayenne en menos que canta un gallo y eso que iba ligerito. Primera prueba, pasada. En el primer punto de control, tuvimos que esperar unos minutos a que llegara el siguiente para cambiar, porque el que iba detrás de mí, y esto no es chulería, que es muy real, me había perdido el rebufo hacía mucho tiempo. Al cabo de unos minutos, llegó el resto de la comitiva. Para entonces, ya estaba yo “caliente” con la prueba.

    BOXTER INT.
  2. Primer cambio: Me toca coger el Boxter descapotado. ¡Bufffff. Sólo había probado un descapotable una vez, en concreto un Lexus SC 430!. Pues otra vez a lo mismo. Sonido embriagador y además, al aire libre, que se oye mucho más. Observaba al paso por pequeños pueblos, cómo la gente se quedaba mirando con gesto, entre asustado y admirado, a causa de aquellos sonidos celestiales. Lo mismo de antes, precisión absoluta, control total, desafío a las leyes de la física con mayor confianza que nunca, cambio de marchas PDK delicioso y ajustado a la perfección con el coche que lo monta, dirección exacta, suspensión firme en curvas, pero cómoda en rectas y buenos trazados, tacto de la tapicería de piel exquisito, equipamiento abrumador rodeando toda aquella orgía de dispositivos a tu merced, luces bixenón potentísimas en túneles, seguridad, seguridad y seguridad en definitiva. Llegado el segundo punto, tocaba probar el Cayenne, pero es que no me quedaban ganas para ese momento de subirme ya a él, que era el único objeto de mi pretensión inicial de prueba. ¡Quién me lo habría dicho!.
  3. Llega el Cayenne y me cambio con mi compañero. Me subo a esa “nave espacial” y ya no me quería bajar más. ¡Houston,tenemos un problema y se llama escasez de posibilidades de adquirir uno!. Pensaba yo que aquello iba a ser como un barco en alta mar a merced de las olas. ¡Sí, sí, que te las creío tú, como diría la Mari de Chambao!. Aquello en las curvas, no se movía e íbamos a velocidad alta. Ahora entendía cómo el director de la carrera, a la primera de cambio, me dejó atrás con aquel “tanque”. Suavidad de marcha, control absoluto, seguridad y aplomo y sobre todo confianza que te genera; esas podrían ser las características que aporta un Porsche, así a vuela pluma. Si entramos en detalles, no habría líneas suficientes para cubrir un post en condiciones justas de trato para estos coches.
    PORSCHE BOXTER

Llegamos a la meta y nos pidieron una valoración. Mi respuesta fue contundente, sin pensarla y, de hecho, arriesgada, teniendo en cuenta que no conocía de nada al Director organizador del evento. ¡Eres un cabrón, le dije!. Él sonrió, porque entendió enseguida el mensaje. Le había pedido una hora antes la prueba de un Cayenne y él me “obligó” a probarlos todos. Yo le dije que NO ME INTERESABAN LOS DEPORTIVOS. Él me dijo, muy seguro de sí mismo, ¡pruébalos y luego me lo cuentas…!. ¡Eres un verdadero cabronazo, pero me alegro de haberte conocido, tío!.

¿Cuál es el mejor coche que he probado…?. Empieza por P y termina por E. Y he probado unos cuantos y en ocasiones, de categoría, pero, sin duda y hasta ahora, se llama Porsche, pero no el Cayenne, o el Boxter o el Cayman, sino un Porsche, me da igual el modelo.

 

 

 

 

 

 

Opel Mokka. Lo tuve un día entero y… ¡chapeau!.

publicado en: Opinión | 1

La sorpresa que me llevé cuando probé el Opel Mokka con motor gasolina de 140 CV y cambio manual, fue mayúscula.

 

OPEL MOKKA FRENTE

La prueba tuvo lugar hace unos cuatro meses más o menos y la verdad es que el sabor de boca que me dejó, fue más que satisfactorio. No se trata de un vehículo especialmente portentoso en ninguna faceta. Sin embargo, creo que es un todo camino muy bien equilibrado y al que no se le puede sacar ningún defecto de bulto. Todo lo contrario, tiene muchas más virtudes de las que, en un principio, podría uno pensar.

De entrada, me pareció un vehículo muy bien acabado, cómodo y muy polivalente, a pesar de no tener unas dimensiones excesivas. El equipamiento de serie es muy amplio y las opciones principales (que no son muchas) para equiparlo de manera abundante, no son caras en absoluto. Sí, ya sé que se trata de un coche de Marca generalista, pero ¿y qué?. ¿Qué explicación lógica puede tener que la versión Excellence, que es la más equipada de serie y la que probé yo, admita un pack opcional (que mi modelo llevaba cargado) llamado “pack visión excellence”, cuyo precio asciende a 1.110 € y que está compuesto por la extraordinaria cámara de visión trasera y por el no menos buen navegador 950 IntelliLink y que en un coche Premium sólo la cámara te cueste más que el pack entero?. Insisto, que la cámara es de gran calidad, que no es una chapuza que ha puesto ahí Opel para salir del paso.

Estamos hablando de un todo camino pequeño, que mide 4,28 mts. de largo por 1,78 de ancho por 1,66 de alto y que cuesta, equipado hasta arriba, poco menos de 25.000 €. A mí me parece una buena inversión, ya que es un coche cómodo, excelentemente equipado con tecnología de la buena y, aunque no sirve para hacer trialeras en terreno roto, sí se comporta bien en asfalto poco estable.

MOKKA INTERIOR

Desde el punto de vista del interior, es más grande de lo que parece, os lo puedo asegurar. Tiene capacidad para albergar a cuatro adultos de buena talla sin mayores complicaciones, aunque no nos va a sobrar el espacio para estirar las piernas si vamos detrás, como es lógico, pero eso pasa en casi todos los coches actuales con independencia de lo que marque el metro en las cotas exteriores. De maletero, no va mal, pero tampoco se han esmerado en ello. Cubica poco más de 350 L con los asientos en configuración normal. Si abatimos los traseros, nos vamos por encima de los 1.300 L, que no está nada mal.

Su sonoridad es discreta y sólo se aprecia el sonido del motor de manera más notable cuando revolucionamos el motor más allá de lo deseado. Recuerdo escuchar cierto silbido aerodinámico a alta velocidad que yo achaqué a los enormes, a mi juicio, espejos retrovisores que posee.

Las prestaciones, son bastante discretas, haciendo el 0 a 100 en prácticamente 10″ y con una velocidad punta de 193 Km/h. ¡Suficiente!. Otra cosa es ir cargado hasta arriba de pasaje y de maletas y tratar de adelantar en condiciones seguras.

La tracción que probé yo es la denominada 4X2, es decir, que se trataba de un coche con tracción a las delanteras, no de un 4X4 como sugiere su aspecto. Hay posibilidad de pedirlo con este sistema, pero no le veo mucho sentido al no ser un vehículo especialmente alto para deambular por terrenos típicos off road.

Un apartado a tener en cuenta es el de la iluminación por faros bixenon denominada AFL de Opel, galardonada con premios mundiales por su especial eficacia en condiciones complicadas. Estos faros, poseen diversos tipos de alumbrado en función de las condiciones y me parecieron extraordinarios, iluminando perfectamente la calzada en condiciones de luminosidad escasa y con polvo en suspensión y baja visibilidad. Recomendables cien por cien, sobre todo si haces trayecto de noche con frecuencia o habitas en zonas de mala climatología.

Finalmente, he de señalar, que sentarse en los asientos denominados por Opel AGR y que mi coche llevaba como opcional, con un coste de poco más de 400 €, es toda una vivencia para la espalda por lo cómodos que son y lo bien que sujetan. Certificados por la asociación médica alemana AGR (Aktion Gesunder Rücken), están diseñados para problemas de espalda. Son opcionales en las versiones Selective y Excellence y están disponibles con tapicería textil o de cuero. El asiento del copiloto se beneficia también de esa tecnología.

No os puedo decir mucho más, salvo que el equipo de música de 7 altavoces envolvente que firma la Marca Bose, suena bastante bien, aunque podría mejorarse sensiblemente (reconozco que soy muy exigente en este apartado).

Lo que no me gusta del coche, podría resumirse en tres aspectos, a saber:

  • El freno de mano es bastante grande, poco ergonómico y arcaico. Se podían haber estirado con uno electromecánico, que no cuesta tanto.
  • El techo practicable que llevaba como opción, es pequeño y además invade bastante habitáculo sobre la cabeza del conductor y el acompañante, sobre todo si tienen cierta estatura más allá del 1,75.
  • A cierta velocidad, suenan algunos silbidos aerodinámicos producidos, a mi juicio, por los enormes espejos retrovisores.

Por lo demás, sólo me queda decir una cosa a Opel, ¡Chapeau por el trabajo realizado y además, se fabrica en España, en la planta de Figueruelas, desde 2014, lo cual es una excelente noticia de cara a un sector tan estratégico como éste!.

 

 

 

 

No pude desaprovechar tal ocasión. BMW 730d.

publicado en: Opinión | 0
SERIE 7 LATERAL

No pude desaprovechar tal ocasión. El verano pasado, como de costumbre, cogí mis vacaciones y alquilé un coche para tenerlo durante una semana y realizar desplazamientos sin tener que trasladar desde las Islas (actualmente vivo en un Isla)  a la Península el mío propio.

El coche elegido era un Golf o similar en categoría. La recogida, en el aeropuerto de Sevilla. Pero cuál fue mi sorpresa, cuando la chica del mostrador me ofreció, como oferta, sacar un coche de una categoría muy superior por muy poco dinero más. Yo creí que era un camelo, la verdad, pero fue real. La oferta en cuestión consistía en llevarse por unos pocos de euros más diarios, todo un BMW 730d nuevito y equipado hasta las trancas.

SERIE 7 CABINA

Cuando entendí que el asunto iba en serio y que no me estaban tomando el pelo, acepté de inmediato la oferta. ¡Qué oportunidad, me dije!. ¡Dicho y hecho!. Me dirigí hasta el garaje donde estaba aparcado el grandísimo Serie 7 y metiendo la mano en la manecilla de apertura, tiré y se abrió, sin hacer nada más. Ya os dije antes que el coche estaba cargado hasta arriba de extras y éste, no podía faltar.

Arranqué y empezó la fiesta. Seis cilindros en línea con 258 CV de puro placer, estaban a punto de ponerse en camino.

SERIE 7 TRASERA INT.

La experiencia no pudo ser más positiva. No es que uno esté acostumbrado a conducir carritos de polos, pero esto es otro mundo. La suavidad de marcha que se aprecia a bordo, los butacones envolventes y su puesto de conducción perfecto, con todos los reglajes eléctricos y sus memorias, los elementos de mando disponibles (la mayoría extras), como el Head Up Display, el navegador profesional con disco duro, los faros de tecnología LED para todas las funciones, cámara trasera, el sistema surround Harman Kardon, el sistema de climatización de 4 zonas, apertura y cierre eléctricos del maletero… En fin. ¿Para qué voy a seguir?.

La sensación de deportividad implícita en cualquier BMW es un hecho, a pesar de tratarse de una berlina de más de 5 mts. y de 2.000 Kgs en báscula. La dirección traza el camino sin inmutarse y, pese a ser extremadamente confortable, se siente en todo momento lo que hay debajo de las ruedas.

La sonoridad interior, tan contenida que apenas se aprecia; normal en este tipo de coches.

BMW 730D INTERIOR

Respecto al motor, tira que es una delicia y se nota sobre todo en carretera, donde la maniobra de adelantamiento, es puro trámite para este modelo. Las prestaciones, a la altura de lo esperado. Corre mucho, parando el crono de 0 a 100 en poco más de 6″. La velocidad, está limitada electrónicamente a 250 Km/h, como es lo propio en estos casos.

BMW 730D LATERAL

Me queda hablar del consumo, que está en unos guarismos dignos de ciencia ficción hace tan solo unos años. La Marca dice que gasta, en ciclo combinado, 5,6 L a los 100 Km y yo digo que gasta bastante más, pero sin irnos a cifras prohibitivas.

El caso es que ahí está la experiencia sin buscarla. Si a alguien se le plantea una ocasión como ésta alguna vez, le aconsejo que ni se lo piense y aproveche.

 

 

¡Mi coche quiere ser de mayor como éste…!.

publicado en: Opinión | 0
BMW VISION FUTURE LATERAL

¡Mi coche quiere ser de mayor como éste…!. Majestuoso, ostentoso por los cuatro costados, futurista, diáfano, grandioso, excepcional… ¡Estos son algunos de los adjetivos que cuadran a la hora de definir este ejercicio de buen gusto y saber hacer de la Marca Bávara. Y si no, juzga por ti mismo.

BMW presentó en el Salón de Shangai el pasado mes de abril, lo que ellos entienden que va a ser el futuro de los vehículos, expresado en un concept car de esos que, cuando los ves, se te corta la respiración y dan paso a multitud de sueños casi imposibles de cumplir.

Yo creo que estos proyectos deberían pasar a la cadena de montaje y dar ejemplo de lo bueno que tiene la industria del automóvil y de la capacidad de creación que tienen sus diseñadores. Son ejercicios estilísticos tan llamativos y atractivos, desde mi punto de vista, que deberían ser realidad poco después de ser presentados. Ya sé que estos conceptos sirven para presentar tiempo después modelos de producción en serie. Pero esos modelos ya no se parecen en nada a los concept en los que presuntamente se inspiraron y es una lástima.

BMW VISION FUTURE INTERIOR
BMW VISION FUTURE INTERIOR TRASERA

¿A quién no le gustaría encontrarse por la calle coches de la categoría y prestancia de éste, aunque sólo fuera para admirar arte en estado puro?. Quizás si viéramos coches como éste todos los días, nos acostumbraríamos y ya no resultarían tan llamativos. Quizás sea esa la razón de por qué los fabricantes nos castigan periódicamente mostrándonos esas maravillas, para acto seguido, borrarlas del mapa y no volver a saber de ellas nunca más; para que no nos acostumbremos.

Este artículo no es para hablar de las tecnologías que avanzan estos concept, que no son pocas, sino para reivindicar su presencia en nuestras calles. ¡A ver si me hacen caso a mí o a mi coche, que de vez en cuando me susurra que cuando él sea mayor, quiere ser como ellos…!.

 

 

¿Tiemblan los alemanes ante el Infiniti Q50?.

publicado en: Opinión | 4

No sabemos si tiemblan o no, pero lo que está claro es que este coche se lo ha puesto bastante difícil a sus competidores más directos, léase, el BMW Serie 3, el MB Clase C, el Audi A4 y el Lexus IS, a la espera de la llegada de otro peso pesado de la Marca del felino, el Jaguar XE, que próximamente verá la luz.

Q50 DE FRENTE LATERAL
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

Empezando por el diseño, podríamos decir que no se parece mucho a la oferta germana ni al rival de origen, el otro japonés de la división de lujo de Toyota. Infiniti ha puesto toda la carne en el asador con la introducción de su modelo medio dentro de las berlinas Premium que más cotizan en el mercado.

Le ha salido un incomodísimo competidor los últimos meses. Se trata de la reciente llegada al mercado del Mercedes Clase C, hoy por hoy, la referencia absoluta en el segmento por méritos propios.

Pero hablando del modelo que me ocupa, os diré que es un coche con unas dimensiones superiores en todas las cotas exteriores a las de sus rivales. Mide 4,78 mts. de longitud por 1,82 mts. de anchura, lo que lo convierte en un modelo a caballo entre el segmento superior y el segmento con el que compite naturalmente.

Dos motorizaciones se ofrecen, de momento. Una híbrida con un motor de gasolina y otro eléctrico que rinde 364 CV y otra de gasoil que rinde 170 CV. La versión diésel se comercializa con sistema de propulsión (a las ruedas traseras) y la híbrida ofrece la posibilidad de la propulsión o un sistema integral a las 4 ruedas.

Q50 TRASERA LATERAL
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

Como todas las berlinas de estas características, el tamaño exterior está reñido con la capacidad de acoger a cinco adultos en sus plazas. Sí resulta cómodo para cuatro adultos de buena talla.

El motor diésel es de origen Mercedes y la caja de cambios automática de 7 relaciones, también, aunque para mi gusto, el sonido del motor en este caso es bastante más tosco que el de un Clase C similar, al menos al ralentí. He tenido la ocasión de examinar el interior del coche y de arrancarlo en parado y me pareció que la sonoridad interior era más elevada de lo esperado para una berlina de sus características y pretensiones.

Q50 INTERIOR CABINA
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

El aspecto interior es muy llamativo, sobre todo por la presencia de sus dos grandes pantallas en el centro del salpicadero que, a mi juicio, le dan un aspecto bastante futurista. Sin embargo, la interfaz del navegador, particularmente, no me gustó, comparada con las que tienen modelos de la competencia; me pareció que no se correspondía con los tiempos actuales, aspecto éste que pienso que Infiniti tendrá que mejorar de inmediato.

Por lo demás, la Marca afirma que los asientos han sido diseñados, nada más y nada menos, que con la inspiración en la mismísima NASA, asegurando que proporcionan una postura neutral similar a la experimentada en situaciones de gravedad cero, imponiéndose así, una menor carga y esfuerzo sobre el cuerpo. A mí me parecieron unos asientos muy buenos y con un tacto de la piel excelente. Lo de la NASA lo dejaremos para largos trayectos en una hipotética prueba.

El equipamiento es abundante desde la opción más básica, que parte del entorno de los 30.000 €. A destacar, la dirección denominada por la Marca con el nombre comercial Direct Adaptative Steering. Se trata de un sistema de dirección inspirado en el Fly by Wire de los aviones. Este sistema, reduce las complicaciones mecánicas y consiste en que no hay conexión mecánica, salvo en caso de fallo, situación que se ha previsto para  no quedarnos sin dirección en caso de avería.

Esta dirección es muy innovadora, ya que es la primera vez que se monta de serie en un turismo, pero parece ser que, a pesar de sus ventajas respecto a la convencional mecánica, la sensación de flotación y de no sentir la carretera en las manos es alta, aunque una vez que te acostumbras, aparecen sus virtudes, entre las que destacan su gran sensación de confort. Además es un sistema programable. Lo que está claro, es que ahorra piezas y pasa por encima de los baches como si no existieran. Todo es cuestión de acostumbrarse.

Una nueva era se abre ante la división de lujo de Nissan, que nos tenía acostumbrados a grandes berlinas como la recién denominada Q70 o a lujosísimos todo terrenos como el QX70 y que ahora nos da la opción de adquirir un gran coche por poco más de 30.000 €, eso sí, si nos quedamos en la opción básica del modelo diésel, porque como aspiremos al híbrido con sus añadidos lógicos para ese nivel, se nos puede ir la broma por encima de los 55.000 €, caso éste, en el que yo, y esto es sólo mi opinión, no me decantaría ya por este coche, sino por alguno de un segmento superior, pero, insisto, es mi humilde opinión. ¿Temblarán los alemanes o seguirán reinando en el Olimpo de los dioses?. El tiempo lo dirá.

 

 

 

Peugeot 308 1.6 HDI. Soplan vientos nuevos.

publicado en: Opinión | 0
PERFIL
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE
TRASERA
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

Peugeot 308 1.6 HDI. Soplan vientos nuevos. Y es que, desde luego, el paso que ha dado la Marca del León con la puesta en escena del coche del año en Europa de 2014, no es poca cosa. Se acabaron las concesiones en el plano de la calidad, del confort y de las motorizaciones. La competencia es brutal y sus más acérrimos enemigos pisan muy fuerte, especialmente el Volkswagen Golf, la referencia para muchos en el segmento de los compactos.

Hace pocos años, la Marca germana no tenía rival en su competidora francesa, pero hoy en día esa tregua se ha terminado.

Peugeot puede presumir de haber sacado al mercado un producto casi redondo. Además, quien escribe este artículo de opinión, se jacta de haber probado ambos modelos y puedo aseguraros que, si hace años no había color entre un VW Golf y un Peugeot 306 cuando ambos se veían las caras a finales del siglo pasado o entre el Golf y el 307 a principios ya del S. XXI, hoy en día el modelo 308 no tiene nada que envidiarle al de la Firma de Wolfsburgo.

Peugeot 308
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

Y es que a bordo del 308 todo es confort y sencillez de uso. El equipamiento se ha puesto al día en lo que a gatgets tecnológicos se refiere, destacando, según versiones, equipos inimaginables para un modelo de esta categoría hasta hace tan solo cuatro o cinco años. A saber; pantalla multifunción desde la que configurar determinados parámetros del coche, sencilla e intuitiva, freno de estacionamiento eléctrico, la detección de vehículos en el ángulo muerto, el programador de velocidad activo o un sistema de aparcamiento asistido automático, entre otros.

INTERIOR LADO
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

Respecto a la mecánica aludida en el post, es bastante silenciosa y ágil, según mi experiencia. Son 115 CV de potencia que permiten unos consumos muy ajustados a cambio de unas prestaciones más que decentes.

INTERIOR ARRANQUE / PARADA
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

El interior está muy bien resuelto y la sensación de calidad es asombrosa para lo que nos tenía acostumbrados la Marca en algunos de sus modelos hace pocos años.

La posición al volante es muy buena y el salpicadero se ha limpiado de botones dando paso a un estilo mucho más funcional en consonancia con los tiempos actuales.

MALETERO
IMAGEN EXTRAIDA DE LA WEB DEL FABRICANTE

El maletero tiene unas dimensiones más que aceptables para lo que estamos acostumbrados  a ver en el segmento, cubicando unos estupendos 398 L, que para sí quisiera el Volkswagen.

Sin duda, una alternativa a sus competidores muy seria y muy bien armada con todos los enteros a su favor. Desde mi punto de vista, cabe sólo un enemigo que podría ponerle contra las cuerdas y superarlo, incluso, en algunos detalles que ya no distan mucho del modelo comentado y ese es el Golf, compacto entre los compactos y rey de reyes, pero ¡cuidado, que soplan vientos nuevos!.

 

Cristales de Swarovski para Su Majestad.

publicado en: Opinión | 0

Supongo que no es muy corriente que un coche, por muy lujoso que sea, tenga en su catálogo de opciones una que incluya adornar las luces diurnas e intermitentes con cristales de Swarosvski. Este es el caso del nuevo Mercedes Clase S Coupe. Adjunto un vídeo para que admiréis su inmensa belleza. Para mí, uno de los coches más bellos fabricados hasta la fecha. Pero lo de los cristalitos de diseño, ya me parece más que rizar el rizo, una auténtica opción absurda y vacía de contenido, salvo que el feliz propietario del cochazo, sea joyero y guste de exponer su producto incluso cuando conduce. Es la única manera de darle salida a un “gatget” que se ofrece junto a los ILS “listos” por el imponente precio de 4.181,10 € IVA incluido, a día de la fecha. ¿Increíble, verdad?.

En mi absoluto desconocimiento de lo que puede ser tener la cuenta corriente llena de billetes y patrimonio para aburrir al mismísimo Ministro de Hacienda, el sentido común, que de ese sí que tengo algo, me dice que debería estar tipificado penalmente ponerle cristales de Swarovski o de la Marca comercial que sea, a un coche, sea de la Marca que sea, mientras en el mundo existan desigualdades tan brutales como las que existen.

Entiendo que, existiendo una mínima y más que recomendable paz social, las Marcas propongan incluir en determinados vehículos que adquieren determinadas fortunas, alguna de las ideas para los coquitos del marketing de las grandes firmas automovilísticas que os acerco en el siguiente listado:

  • Una peineta llena de diamantes en lo alto del capó. Eso es España da mucha clase.
  • Una trompeta con sordina o sin ella (la primera opción más cara que la segunda, “lógicamente”) entre las cuatro colas de escape del modelo.
  • Si queréis, incluso una escultura realista de un luchador de Sumo sentado al lado del copiloto bañada en platino para darle más empaque al coche en su conjunto. Además, el espacio no sería problema en este caso, ya que, los coches más exclusivos, suelen carecer de esta característica, ofreciendo espacios bastante reducidos (salvo en las grandes berlinas y TT, claro está).

No sigo, que me embalo y luego tenemos problemas. Simplemente y, como una mera opinión que es, lanzo esta propuesta al aire, o cualquier otra que se os ocurra, para hacerla realidad, quién sabe, pero, por favor, cuando no haya tantas desigualdades y no resulte tan extremadamente insultante encontrarse con cosas como estas, con la que está cayendo.

Os dejo, como no, el vídeo del que, para mí, es una de las más preciosas creaciones automovilísticas que ha dado el ser humano al mundo. Disfrutadlo.

Premium vs Generalistas. ¡Esto es como todo!.

publicado en: Opinión | 4

De antiguo viene la eterna lucha entre lo mejor y lo peor, lo bonito y lo feo, lo que tiene calidad y lo que no la tiene… No son pocas las veces que algunas personas me han preguntado sobre la distinción entre lo que denominamos un coche Premium y lo que denominamos un coche Generalista.

De hecho, en alguna ocasión, ha habido quien ha cuestionado el adjetivo que se asigna a unos y otros modelos, dependiendo de la fábrica de la que hayan salido. Hay quien parece no entender, que un BMW Serie 7 es un coche Premium por definición y que un Opel Corsa es un coche Generalista por definición también. El denominar a un coche de una determinada marca “Generalista” no es ni bueno ni malo, sino que supone una ubicación de ese modelo en una especie de estatus que marca la jerarquía de los automóviles de acuerdo con una serie de parámetros que podríamos convenir que son:

  • Marca.
  • Precio.
  • Calidad.
  • Servicio.
  • Motor.
  • Características generales.
  • Seguridad.
  • Confort.

Más o menos, creo yo, que un coche con unos estándares de calidad por encima de la media en apartados como la seguridad, la calidad, el confort, por poner tres ejemplos claros, estaría en condiciones de llevar aparejado el adjetivo Premium. ¿Esto significa que el coche que no llega a determinados logros de confort no se puede comprar porque es muy malo?; pues no, esa no es la idea.

Premium vs Generalistas
Coche Premium

Hay personas que te dicen a las claras que para ellas, un coche es una herramienta de trabajo o de necesidad para transportarse desde un punto A hasta un punto B y se acabó. Es bastante corriente que, entre este tipo de personas, las haya con capacidades económicas superiores a los coches que conducen. ¿A una de estas personas le vas tú a explicar la diferencia entre Premium y Generalista?. Evidentemente no, porque no les interesa. Ellos llevan entre las manos un Seat Ibiza y tendrían capacidad para llevar un Audi A3, pero no les compensa gastarse los miles de euros de más que cuesta el de los cuatro aros, para pasearse por la ciudad o para ir a trabajar, porque el coche, para ellos, es eso, una carrocería con cuatro ruedas que los lleva de acá para allá.

Así que Premium vs Generalista, no es tan malo como lo pintan algunos ni tampoco señala a unos como pobres y a otros como ricos. De hecho, hay gente por ahí, que no pudiéndose permitir un coche Premium, se lo compran, porque les gusta, porque quieren que los miren, por fastidiar al vecino que tiene uno más grande que ellos, por darle en las narices a la mujer / marido, por disfrute personal, etc, etc.

A mí mismo, me ocurrió esto hace unos años y salí airoso del atolladero. En mi caso, os lo prometo, fue por disfrutar de mi pasión. Si pudiera volver atrás, a pesar de mi pasión, no lo volvería a repetir, pero éste es otro tema.

Creo que todo aquel que tenga dos deditos de frente, podrá entender a la perfección, que los coches Premium, existen y se diferencian de los otros porque tienen el respaldo de fábricas que elevan su prestigio, su caché, porque tienen niveles de calidad superiores, porque sus niveles de confort son desconocidos para coches de menor prestancia o, yendo más allá incluso, porque nos salvan o nos dejan mejor parados ante un eventual accidente. Muestras de cómo han salido ilesos de vehículos de alta gama personas que se han visto involucradas en accidentes, las hay a patadas. También hay muestras de cómo salen los que se ven involucrados en accidentes a bordo de coches más normalitos.

En un accidente hay muchas causas que determinan la suerte de los ocupantes de los vehículos siniestrados y no son pocas las veces que los accidentados que iban a bordo de un coche Generalista, han salido indemnes por completo, quedando todo en un “susto”. No es tampoco desconocido para mí, que personas que iban a bordo de grandes coches de lujo, han muerto o han resultado heridas de gravedad extrema tras un impacto con otro vehículo. Sin embargo, la lógica, nos lleva a pensar que, por los materiales con que están construidos, por la inmensa aportación a la investigación en seguridad y por los sistemas de última generación con que están dotados los coches denominados Premium, estos deben diferenciarse de los Generalistas nos guste la distinción o nos siga fastidiando eso del rico y el pobre y del guapo y el feo.

Premium vs Generalistas
Coche Generalista

Así que, ¡esto es como todo!. Otro día postearé por qué no nos ponemos muy de acuerdo en quiénes ostentan esa categoría de Premium y quiénes no, porque, sobre todo a los profanos, cuando les nombras “Segmento Premium” en relación con los coches, tienden a visualizar Mercedes, BMW y Audi. ¿Y un Lexus qué es. Y un Maserati. Y un Bentley…?. Y no digo nada si nombramos marcas como Volvo, o Volkswagen. Pero esto, para otro día.