Jue. Dic 9th, 2021

    El fabricante japonés de vehículos Mitsubishi Motors reconoció hoy haber manipulado datos sobre la eficiencia energética de algunos de sus modelos. Hace pocos meses posteaba en este blog algunas entradas relacionadas con el escándalo del Grupo VAG y ahora le toca a Mitsubishi. Al parecer, los japoneses tampoco han resultado ser tan serios como los imaginamos.

    Mitsubishi
    NISSAN DAYZ ROOX BY MITSUBISHI

    Tetsuro Aikawa, presidente de la Compañía, reconoció en Tokio la manipulación aludida por lo que el valor de sus acciones en aquella Bolsa se hundió de inmediato más de un 15 %, acusando recibo así de la noticia.

    No obstante, en el caso de Mitsubishi, el problema es de una entidad muy inferior a la que tuvo el escándalo de Volkswagen. Los japoneses modificaron la presión de aire de los neumáticos en los coches trucados, constituyendo otra argucia para rebajar así los datos de contaminación. El proceso se realizó sobre vehículos muy pequeños con motores cuyas cilindradas estaban por debajo de los 700 cc.

    Mitsubishi
    TETSURO AIKAWA, PRESIDENTE DE MITSUBISHI

    Parece ser que esta trampa ha afectado a unos 157.000 vehículos en los modelos ek Wagon y ek Space, fabricados en ambos casos a partir de 2013 y a otros 470.000 del modelo denominado Dayz y Dayz Roox. Los valores obtenidos mediante esta estafa dan como resultado consumos en torno a un 10 % inferiores al real. A diferencia del caso VAG, en el que fueron sorprendidos por una auditoría norteamericana, el Sr. Aikawa ha señalado que Mitsubishi inició «motu proprio» una investigación al respecto. Por lo menos, en este caso, han tenido la vergüenza de actuar en su propia casa, que no es poca cosa, aunque en realidad, fue Nissan (Marca que comercializa los dos últimos modelos citados), la que dio la voz de alarma cuando detectó que sus mediciones no se compadecían con las que comunicaba Mitsubishi.

    Mitsubishi
    MITSUBISHI EK WAGON

    El escándalo, de momento, se ha quedado en Japón, ya que los vehículos afectados han sido íntegramente comercializados en el País del Sol Naciente; sin embargo, ante la gravedad de los hechos, las autoridades japonesas han exigido a Mitsubishi que investigue si estos procesos han podido afectar a modelos exportados al extranjero.

    El presidente de Mitsubishi ha pedido disculpas a sus clientes y ha anunciado medidas para compensarlos por la «gracia» que les han hecho. No obstante, hay que señalar que no es la primera marca japonesa que se ve involucrada en algo así, ya que hace años Honda estuvo a punto de perder más que el prestigio en una maniobra similar. Esperemos que este tipo de prácticas se desechen de una vez por todas para que los consumidores podamos tener la certeza de que lo que compramos es exactamente lo que nos venden, sin tapujos.

     

    Por Luis

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *